Comida típica del estado Lara

El estado Lara cuenta con una gran sazón, es en este estado donde encontramos los platos típicos más variados de Venezuela. En Lara, es común encontrar platos típicos que resultan de la mezcla de diversos platos de todas partes de Venezuela. Sin embargo, también hay platos autóctonos de la región, los cuales son muy conocidos en toda Venezuela; los alimentos más comunes en estos platos son el chicharrón, queso y chivo. En la comida típica del estado Lara podemos incluso encontrar una bebida alcohólica bastante popular en Venezuela y que es como el “tequila” de los venezolanos, el Cocuy de Penca. Entre los platos larenses encontramos:

Comida típica del estado Lara:

Carne de chivo

Pese a no ser un platillo como tal, la carne de chivo sí que compone muchos platos larenses; y es que esta deliciosa carne puede ser preparada de diversas formas, siendo una de las fuentes de carne más deseada en el estado Lara. Generalmente muchos platos convencionales en este estado suelen sustituir la carne de res por carne de chivo, lo cual le da un sabor completamente nuevo.

Tostada caroreña

La tostada caroreña es una variación del pabellón criollo; este platillo originario del municipio Torres en el estado Lara consiste en una arepa frita rellena con carne mechada finamente (conocido en el lugar como “pata e’ grillo”) y con un contorno bastante sustancioso; el contorno generalmente suele ser chicharrón, ensalada de tomate, aguacate, aros de cebolla y lechuga, papas fritas, tajadas y caraotas fritas con queso rallado. Esta comida típica del estado Lara es simplemente imperdible.

Cocuy de Penca

Realmente no es comida como tal, sin embargo, la fama de esta bebida en el país la hace merecedora de una mención en cualquier lista de platos típicos del estado Lara e inclusive del país. Esta bebida es conocida como el “tequila” venezolano, es 100% originaria del estado Lara y consiste en una sustancia alcohólica de agua ardiente y cocuy fermentado; el cocuy es una planta que suele crecer en tierras áridas y semiáridas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *